martes, 15 de julio de 2008

Paceña, así sin más


Siempre me he considerado boliviana, por encima de todo regionalismo,. Pero mirando hacia adentro, quiero decir que me siento orgullosa de haber nacido en las faldas del Illimani. Por eso ayer, le dije a la Tutty, al Escudero y a los dos enanos que, siendo yo la única paceña de la casa, el 16 de julio quería verlos en fila en la mesa del desayuno, entonando el Himno a La Paz.
Me miraron chueco, obvio, pero no me importa. Igual, aunque sea solita, cantaré el Himno a La Paz.
Y no sólo eso, no. Coordiné con unos amigos reunirnos para festejar nuestro inusitado paceñismo con una jornada de chelas y platos paceños: Una familia hará, claro, plato paceño. La otra, ají de fideo. Nosotros ají de papalisa con chuño y la otra llevará las cervezas.
Y como música de fondo, el más paceño de todos: El Papirri, con su Metafísica Popular, la genialidad paceña expresada en frases y contrasentidos frecuentes en nuestro lenguaje, tan particular:

Si tu equipo es puntero de la cola
Mañana hay paro movilizado
Por qué comes primero el segundo
Tu guagua chiquita bien grande está.
***
Estoy caliente con este frío
Un día me he farreado tres días
A ver señora comenzá por el final
***
Chico, chico, se está quemando el agua
Mañana voy a subir abajo
No seas tan así sete más como eres
Por qué eres tan como se llama
***
Mi marido según yo es fiel pero no creo
Vivo en Alto Chualuma bajo
Tan frío tu helado casera
El trámite lo han hecho de forma informal
***
Jugamos pasanaku entre cien somos mil
Ayer hemos abierto a puerta cerrada
Con ella era normal estar mal
Los que quieran irse de mi partido bienvenidos
***
Con pasado mañana son dos días que no tomo
Bien grave tu agudo che
Soy del MLI 1 histórico
Auténtica vanguardia de derecha
***
Andando nomás paras
Le estás haciendo gastar su plata gratis
Ese caballero era una dama
Bien preocupado estoy pero que me importa
***
Andá a clausurar la inauguración
Qué bien ha salido la entrada
Siempre viene a veces
Si no estoy quiere decir que he salido
***
En Cochabamba todo el día hay vida nocturna
Caserita dame un ahogadito para revivir
Tres menudos grandes y un vacío lleno
Hace un frío infernal, che
***
Mis pies son un verdadero dolor de cabeza
Ahura vas a ver mañana
En El Alto el ciudadano medio es bajito
La palabra, señor presidente
Ésta es una verdadera mentira
***
He conseguido un cuarto con tres habitaciones
Muerte sucia a puñalada limpia
¿qué día era esa noche?
Está lloviendo harto pero no mucho
***
Los que bajan en la esquina pueden aprovechar
La Lupe se ha callado en siete idiomas
Qué joven es tu viejo ¿no?
La altura me bajonea, che
***
Lunes, martes miércoles te lo vua entregar, ya
Yo no estoy ni a favor ni en contra, sino todo lo contrario
El pan negro no se hace verde
Está confirmado que se ha cancelado
Pasajeros de Aerosur, sírvanse abordar el Lloyd
El problema con los tenores, es que al subir se bajan
Escuchá pues el minuto de silencio
Yo estaba enamorada de esita pero mi matrimonio me ha separado
***
No te sientas mal de estar bien
El idioma japonés para mí es chino
Los parientes cercanos son bien lejanos ¿no?
***
Vacío está, harta gente no ha venido
Tenemos el mejor trigo del mundo a nivel nacional
He reído hasta llorar
Tengo la barriga llena de hambre
***
Compre Ojo, el periódico amarillo de crónica roja
Tengo todo mi capital invertido en deudas
La ley divina es nomás sagrada
Pero mamá estás escuchando visiones
***
Mal que mal estamos bien
Reecto va a doblar
Tengo unas ideas con las cuales no estoy de acuerdo
Ese alto me llega a los huevos.

Uy cara! Metafísica popular.

Que lo disfruten.

2 comentarios:

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Querida Dani, y pensar que sin querer me has hecho ir al desfile de Teas! despues de a...ños, pero a...ños en serio.

En cuanto a lo paceñísimo, a parte del plato paceño, el ají de fideos,están el pepino pandillero, las mujeres creando, los voceadores de los minibuses, las cebras, la yapa...en fin, VIVA LA PAZ!!!! con tan imprescindibles personajes.

Daniela Otero dijo...

Después yo fui a la verbena en la Plaza Villarroel, pero el enano estaba con dolor de estómago así que no la disfrutamos mucho. No tanto, en todo caso, como el café que tomamos tú y yo charlando. Gracias por eso.
Un abrazo