jueves, 15 de enero de 2009

Indecisión

El contrato que tengo en mi actual trabajo podría prorrogarse, pero las condiciones no son muy favorables para mí, por lo menos no en este momento, en el que necesito tanto estabilidad.
Otras ofertas surgieron, igual de inciertas, excepto una, en la que me pagarían el mismo sueldo (bajísimo, además) pero tendría seguro médico e ítem, es decir, sueldo puntual en el banco.
Quisiera aceptar uno de los desafíos que me plantearon hace poco, pero el proyecto está comenzando. Siendo así y, conociendo a la burocracia, es sabido que no veré mi sueldo hasta dentro de tres meses, lujo que actualmente no me puedo dar.
La consultoría que esperaba finalmente no se dio, y me llevé una decepción muy grande, que me llevó a un situación de inseguridad, de tensión y de temas retrasados.
Debo decidir qué hacer hasta la próxima semana, por eso consulté qué debería hacer a T.
Y miren lo que encuentro en mi correo:

“ A consecuencia del problema que acaba de sufrir, se lanza a luchar contra las dificultades de dinero que tiene actualmente. Sé que tiene tantos gastos y tantas obligaciones, que le es difícil tirar adelante, pero aunque le cueste hacer frente a todo, muy poco a poco lo logrará”.
"Reflexione y llegará a la conclusión de que lo mejor es un cambio. Llegará al convencimiento que sería un error no utilizar esos contactos y esas posibilidades de progreso que se le ofrecen”.

Psss, parece que está decidido.